martes, 4 de mayo de 2010

Le roban el coche… y se lo devuelven tuneado


Amanda Pogany, maestra de 31 años en una escuela judía de Brooklyn, Nueva York (EE.UU.) pudo ahorrar con dificultad (sueldo de maestro, ya saben) lo suficiente para comprarse un Honda Accord de 1996.

Pueden imaginar la cara que se le quedó cuando, al poco de comprárselo, se lo robaron. Hizo la denuncia pertinente… y esperó tres años.

Finalmente la policía dio con el coche en un desguace de Queens, también en Nueva York. Y procedieron a devolvérselo a Amanda.

Cuando la profesora se reencontró con su coche no daba crédito: Su viejo Honda ahora tenía un nuevo motor V-8, cristales tintados, llantas de gran tamaño con tapacubos especiales… e incluso válvulas de aire para los neumáticos con forma de casquillo de bala.

Además de eso, al auto también le habían añadido un cambio manual, una bandera dominicana y una gigantesca cruz colgando del retrovisor. Cosa que supone un problema para Amanda porque, primero, está acostumbrada al cambio automático; segundo, porque es natural de Nueva York; y, tercero, es judia (no es exageración, que lo dice ella misma).

Suponemos que también está el hecho de que ser profesora de hebreo y acudir todos los días a la escuela con un coche tuneado y el CD de Reggaeton a todo volumen debe quedar un tanto extraño.

Así que, de momento, el coche está aparcado en el jardín de los padres de ella. Curiosamente muchos vecinos se muestran interesados por el coche, así que Amanda no descarta venderlo para así comprarse un coche con el cambio automático, una bandera norteamericana y una gigantesca estrella de David para poder ir a la escuela escuchando a Matisyahu a todo volumen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada